Últimamente se habla mucho de los compuestos de los cosméticos para el pelo, algo a lo que antes no solíamos prestar atención. Analizamos qué ingredientes están en los champús y los acondicionadores. Sin embargo, a veces, la composición no nos dice mucho sobre algunos de los ingredientes de los que escuchamos opiniones conflictivas. Dichos ingredientes son las siliconas. ¿Son las siliconas realmente perjudiciales para el pelo? ¿Deberíamos evitar los productos con siliconas?

Las siliconas incoloras e inodoras suelen formar parte de la composición de los cosméticos populares para el cuidado del cabello, como los champús, los acondicionadores y los productos de estilización. Están hechas de cuarzo y silicio, y su función principal es suavizar el pelo. Envueltas en mala fama, las siliconas tienen un número igual de pros que de contras. Vale la pena saber un poco más sobre ellas.

¿Cómo funcionan las siliconas? Todas las sustancias de este tipo en los cosméticos crean una capa protectora en el pelo que hace que las cutículas se sellen, por lo que suaviza el pelo y le da suavidad. El pelo lavado con champú con silicona facilita el cepillado, vuelve al pelo más resistente a los daños mecánicos y a aquellos causados por la estilización con aire caliente. La silicona también protege contra la influencia nociva de la radiación UV.

¿Entonces por qué son consideradas las siliconas peligrosas para el pelo? Aunque los preparados con silicona hacen que el pelo luzca mucho más sano y parezca más bonito, las siliconas sólo trabajan superficialmente y no influyen en el estado del pelo en modo alguno. Es por eso que no deberías reutilizar las siliconas, porque el breve efecto de cabello suave como la seda no vale la pena si acaba desluciendo el pelo. También deberías recordar que la capa protectora de silicona tiene sus defectos: no permite que se absorban los ingredientes nutritivos en la estructura del pelo.

El principal defecto de las siliconas es que la mayoría de ellas no se disuelven en agua, por lo que es difícil eliminarlas del pelo. Debes recordar que, cuando usas cosméticos con siliconas, de vez en cuando tienes que hacerte un tratamiento limpiador con algún champú limpiador fuerte y frotar el cuero cabelludo. De esta manera evitarás que se acumule la silicona y que el pelo se quede chafado. Las siliconas no están recomendadas para el pelo fino, débil y frágil.